miércoles, 2 de febrero de 2011

OTRA ISLA



No suelo visitar el territorio que se denomina Comarca del Suroeste. No es tanto la lejanía respecto a donde habito sino la huida de los grandes núcleos turísticos, de la desazón que produce la rotura del paisaje.
Sin embargo, siempre hay unas pocas excepciones a lo largo del año. Hoy hemos ido a contemplar los almendros en flor. Este año se han adelantado y hemos llegado una semana tarde. Muchas hojas ya habían caído y el suelo parecía cubierto de nieve. Siempre sorprende el contraste del blanco de los árboles con la negrura del malpaís.
Cuando recorro esas carreteras entro en otra isla: la isla del recuerdo.

6 comentarios:

Francisco dijo...

Un saludo !!

Bienvenido a este mundo apasionante de los blogs.

Hay que animarse a recorrer los innumerables rincones que tiene esta isla y que merecen realmente la pena.
Me encanta la plantilla que has elegido para el blog.

Un saludo de un palmero con jornada laboral en el IES CRUZ SANTA !!

El viajero dijo...

Gracias por tus palabras. En los senderos de la isla nos encontraremos.

Miguel Angel dijo...

Cada estampa, como la que describes, es un pequeño mordisco. Cierto es: hay que devorar, mordisco a mordisco todo lo que nos rodea, sobre todo lejos de las urbes. Hace tiempo que no visito los almendros, más por no ponerme que por no tener tiempo. Es curioso como a veces nos empeñamos en hacer lejos lo cerca y convertir en cerca lo lejos. Me daré un viaje este fin de semana a visitar los almendros.

Me ha gustado esta visita a tu blog y te animo a seguir enseñándonos lo mucho que hay que ver por aquí, ¡tan cerca!

Un saludo

El viajero dijo...

Miguel, es toda una sorpresa verte por aquí. Seguiremos mostrando todo el paisaje de esta isla, el físico y el espiritual.

eugen dijo...

Querido Coriolano,
Yo tambien tengo una isla del recuerdo. Lo tengo siempre conmigo, como lo sabes muy bien, porque te lo he dicho. Cada vez que pienso profundamente en ella, en Tenerife, mi espiritu se hace aparecer a sí mismo y se libera.
Un abrazo para todos vosotros,
Eugen

El viajero dijo...

Querido Eugen, gracias por esta experiencia compartida. Un abrazo también para todos.