sábado, 19 de febrero de 2011

TACORONTE SOUL ENSEMBLE (Mercy, Mercy, Mercy)



La noche era propicia y los amigos nos juntamos para divertirnos y divertir. El resultado fue una de esas veladas inolvidables que provoca la sonrisa del cuerpo y del espíritu.
La Plaza del Mercado Nuevo de Tacoronte se llenó de música y buenos momentos. Morning; I shot the sheriff; Miserlou; Pick up the pieces; The Munsters; Mercy, mercy, mercy y I wish sonaron durante más de media hora.
Mi hija Tara celebró su decimoquinto cumpleaños mientras ejecutaba su solo en el tema de Bob Marley.


Mientras, en la segunda fila de los vientos, me afanaba por sacarle el sonido adecuado a mi saxo.


Evidentemente, no solo de poesía vive el hombre. La música serena los embates que asolan las costas del alma.

4 comentarios:

JD dijo...

Una gran noche. Se nota que nos inspira la brisa nocturna y la luna llena (o la cercanía del bar ...)

eugen dijo...

Leyendo tu relato, vuelvo a vivir las noches de Tenerife. Las palmeras, la luna, el océano. Y la brisa invisible, como el alma. Un fuerte abrazo para Tara y para todos vosotros. Eugen

Miguel Angel dijo...

Una noche que no se olvidará fácilmente... por lo menos por parte nuestra. La atmósfera que rodeó la actuación, por lo menos para mí, ganó terreno a la brisa fría de Tacoronte, que al final llenó de calidez acústica todo el escenario y las mesas de los que nos quisieron acompañar. Una noche para recordar. Siempre.

eugen dijo...

Un pequeño regalo por el cumpleaños:


Otoño

A Tara

Mirlo,
con alma blanca
como una aguja de
luz,
en la pradera,
pisoteado por las
sombras,
te quedas.
Hoy mismo,
cerca de la
ventana,
la primera
hoja marchita
me ha cubierto
el sol.

Eugen Dorcescu